lunes, mayo 16, 2005

Monterrosadas

Cuando despertó, el lunes todavía estaba allí.