miércoles, mayo 04, 2005

¡Manos arriba, esto es un cepillo!

Me gustan (hasta cierto punto, tampoco soy masoca) el arte y la arquitectura religiosos. Días atrás mi chica y yo quisimos entrar en la catedral de Barcelona. No cobran entrada, no, pero cobran "donativo": 4 euros por persona humana. Por supuesto, no entramos. Yo pensaba que la caridad cristiana era otra cosa. Otro día presentaremos a Deu nuestros respetos. Y nuestros euros.