jueves, mayo 19, 2005

La gracia

Hace muchos años, cuando todos éramos mucho menos finos y sin consciencia naturalista, en las plazas de toros se practicaba el tiro de gracia a la res moribunda cuando no había otra forma (in)humana de acabar con el morlaco: si el matador no terminaba de atinar con la espada y el subalterno de turno no estaba diestro esa tarde con la puntilla y el toro se resistía a exhalar su último suspiro, al final se plantaba en la arena un cabo de la Guardia Civil, apuntaba su mosquetón Mauser a la cabeza del bicho y le descerrajaba un tiro de gracia. Porque de algún modo había que dar fin a todo aquello, claro.

Hoy se vuelve a votar en el Parlamento vasco la elección de su Presidente. El PNV insiste en presentar como candidato al Sr. Atutxa. Está previsto que de nuevo se produzca un empate, salvo sorpresa de última hora y voto propagandístico del PCTV-EHKA. De ocurrir tal empate hoy también, las señoras y señores parlamentarios vascos serán otra vez convocados para una nueva votación, probablemente la semana que viene. Y así ¿hasta cuándo?