jueves, mayo 12, 2005

De calle

Ganó ayer, y de calle, el Orate Piloso: en matonismo verbal, en mala baba, en humo envenenado. Qué duda cabe ya: Acebes es altamente contagioso. ¿Se dio cuenta el lector (caso de que lo haya por aquí) de cómo en ningún momento el Primate Piloso (perdón, el Orate...) se refirió a ZP como "Señor Presidente"? Tan sólo "Sr. Rodríguez Zapatero". Porque el Orate Piloso no reconoce aún, ni lo hará jamás, según parece, a ZP como presidente del Consejo de Ministros de su país. Muy simpático, en fin, ayer el Orate Piloso. El centro reformista ha muerto: ¿será capaz de descansar en paz? No lo creo...