miércoles, mayo 04, 2005

BCN se sale.

He pasado unos días en Barcelona. Qué ciudad, qué poderío, cuántos japoneses (muchos más que en Madrid, dónde va a parar... Porque, como se sabe, el número de nipones por metro cuadrado es el índice que mide la universalidad (por decirlo en latín) y el cosmopolitismo (por decirlo en griego) de una gran urbe (latín) de rango internacional).

He llegado, pues, a la conclusión de que BCN tiene categoría como para ser capital de Estado. Ése es, pues, el origen, creo, del nacionalismo y del independentismo catalanes: que tienen una capital (BCN) de tales dimensiones humanas, culturales, sociales, geográficas, económicas, artísticas, etc. que necesitan convertirla URGENTEMENTE en capital de algo mayor que una Autonomía española. Barcelona se sale y los catalanes se crecen y se tienen a sí mismos por Nación. Y no les ha de faltar razón, seguramente.