jueves, mayo 05, 2005

110 metros lisos, 25 metros escalera, etc.

El metro de Barcelona es sanísimo. Usarlo adelgaza y moldea. Inmejorable para el corazón. Porque, al menos en algunas líneas de este ferrocarril subterráneo, desde que accedes a la estáción hasta que llegas al andén para subirte al vagón, te puedes pasar 5 o 10 minutos recorriendo interminables pasillos, subiendo y bajando escaleras, doblando esquinas (y cucharillas, si tienes poder mental), y así sucesivamente... Ya digo: es sanísimo viajar en metro en Barcelona, porque se anda un montón y te ejercitas. ¡Viva el espíritu olímpico, qué narices!

PS: por cierto: la señalización del metro de Barcelona, como no podía ser de otra manera, extraordinaria: carteles en fondo negro con tipografía en color blanco [=blanco] o verde. Clarísimos y altamente informativos. El que se pierda en el metro de Barcelona es porque ya estaba perdido de antemano.