jueves, abril 21, 2005

Geni i figura

Dice hoy La Vanguardia esto [los corchetes son de Manolo]:

Maragall plantea vincular Catalunya a la Francofonía a cambio del apoyo al catalán

El president se emplaza a convertir el francés en primera lengua extranjera de la enseñanza [ahora la primera lengua extranjera en la enseñanza es el castellano]

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, viajó ayer a París para obtener el apoyo de las autoridades francesas a la reivindicación de la oficialización del catalán en el seno de la Unión Europea, respaldado por el memorándum del Gobierno central.


Pasqual Maragall planteó ayer en París la futura adhesión de Catalunya a la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) [pues ya son ganas de plantear...] en reciprocidad al apoyo de Francia al reconocimiento del catalán como una de las lenguas oficiales de la Unión Europea. Aunque el president negó toda contrapartida, la insólita idea fue anunciada después de que Maragall asegurara en el Quai d´Orsay haber confirmado en su entrevista con el jefe de la diplomacia francesa, Michel Barnier, el compromiso del Gobierno de Francia en torno al caso.

"Hay en este caso un compromiso francés muy claro, expresado por el primer ministro Raffarin y reafirmado hoy por el ministro de Exteriores, de apoyar la presencia del catalán en Europa como lengua cooficial", afirmó Maragall al término de su encuentro con Barnier, al que conoce desde que ambos preparaban los JJ.OO. de Barcelona y los Juegos de invierno de Albertville en el mismo año 1992. "Hemos recibido del ministro francés una posición de comprensión que valoro enormemente porque creo que será muy importante", subrayó ante la prensa.

La posición de Francia ante el memorándum presentado formalmente por el Gobieno central sobre el reconocimiento de las lenguas oficiales del Estado español es "constructiva, cooperadora y de total respeto al catalán", según la expresión más cautelosa expuesta oficiosamente a La Vanguardia en círculos diplomáticos. Dichas fuentes ponen de relieve que los obstáculos no se centran en las eventuales reticencias francesas y subrayan que, en cualquier caso, Francia está "a la espera de que la presidencia luxemburguesa haga sus propuestas al respecto". No hay constancia de fecha o calendario oficial alguno sobre el caso, que deberá ser decidido en su día por el Consejo de Ministros de la Unión.

Maragall expuso en este contexto su iniciativa de la ahesión de Catalunya a la OIF, plataforma que agrupa a 53 estados de todos los continentes vinculados a la lengua y cultura francesas, además de otros diez países presentes en calidad de observadores [observadores en francés, se entiende: hay una forma francesa de observar.] . "Se trata de un deseo muy profundo de los catalanes desde hace mucho tiempo [naturalmente: es lo que los catalanes han deseado siempre: conocer bien el francés y practicarlo todo el tiempo. Qué hay de malo en ello, me pregunto.] , de modo que no creo que exista dificultad alguna para que eso se entienda en Catalunya", dijo el president ante el escepticismo y sorpresa de los medios. "Francia ha sido en la historia de nuestro país la puerta de la libertad durante muchos años y eso debe materializarse de forma clara", alegó Maragall, quien admitió sin embargo la necesidad de dar un enérgico impulso a la presencia y enseñanza del francés en Catalunya, donde sólo es estudiado por un pírrico 9% de la población escolar, a pesar de la íntima relación de vecindad y los vínculos históricos, culturales y económicos. El presidente de la Generalitat no sólo se emplazó a hacer avanzar el francés en los programas educativos catalanes, sino que hasta aventuró que podría llegar a ser en el futuro la "segunda lengua en la enseñanza" [o sea, que no sé en qué lengua nos vamos a entender catalanes y restospaña (en el supuesto de que queramos seguir entendiéndonos -en el supuesto de que ahora nos entendamos-)]. Fuentes de la Generalitat subrayaron anoche que en ningún caso sería a costa del castellano [claro que no: será a costa del chino mandarín o del quetchua], sino como lengua extranjera en relación con el inglés, que hoy copa la enseñanza [¡maldito inglés!].

La iniciativa de incluir a Catalunya en la vasta comunidad de la OIF, que reúne a unos 180 millones de francoparlantes, fue esbozada por Maragall como "declaración de intenciones", pero la Generalitat redujo luego incluso la idea a la búsqueda de "una fórmula que permita seguir las políticas de promoción de la lengua francesa", dentro de la sinergia del conocimiento y defensa de las lenguas comunes de la futura euroregión [sic: antes de meterse con el francés, no les vendría mal repasar el castellano, carajo... Por su bien, digo.] Pirineos-Mediterráneo.

La OIF integra a estados en los que el francés es la lengua oficial o de uso habitual y corriente, aunque existe una segunda vía reservada a las "entidades o colectividades territoriales no soberanas pertenecientes a estados no miembros", según fuentes de la propia organización. Con todo, parece improbable que una propuesta así pudiera progresar al margen o contra la posición de un Estado, ya que tanto la región canadiense de Quebec como la francófona de Bélgica (Valonia) forman parte integrante de la OIF a través de la presencia de sus respectivos estados en su calidad de miembros de pleno derecho. Andorra figura entre la decena de países observadores.

[Gracias, Pasqual, por hacernos la vida mucho más agradable... Eso sí, si un día te fusilan (en el buen sentido, oiga), no te preguntes por qué.]


1 Comments:

At 9:02 a. m., Blogger Manolo said...

Nada, ni un maldito comentario. Total success, como dijo aquél...

 

Publicar un comentario

<< Home