martes, abril 19, 2005

El nuevo Papa.

El nuevo Papa no parece muy nuevo, francamente. De joven se parecía a Kafka. De mayor parece un vampiro de película: no hemos mejorado mucho, francamente. Supongo que si algún día visita España (¡no lo quiera Dios!), tendré que pasarme por el súper a por unas buenas ristras de ajos. Pintadas de negro, pueden pasar por rastas, ¿no?