miércoles, abril 20, 2005

El nombre de la cosa.

Se discute hoy en España el nombre de la cosa, o sea, cómo llamar al angelito: ¿Benedicto Dieciséis? ¿Benito? ¿Decimosexto?. El angelito será siempre Ratzinger, tengo para mí. Ni Papa ni Benedicto ni leches: Ratzinger.

En inglés lo tienen más crudo: no están acostumbrados a los nombres largos: dudo mucho que G W Bush sepa pronunciar "Pope Benedict the Sixteenth". Una alternativa no descartable es B16 ["bí sixtín"], o, en el colmo de la longitud y el derroche de letras, PB16, ["píbi sixtín"].

En alemán, ciertamente, hasta el cargo tiene un nombre mucho más simpático: Papa es "Papst", vamos, como quitándole importancia al asunto...:

- "Qué, cómo ha ido la cosa...?"
- "Bueno..., papst..."

(Esa cierta similitud entre "sixteen" y "Sistine" (en "Sistine Chapel"), ¿habrá tenido algo que ver en la elección del nombre? ¿Querrá "Benedict the Sixteenth" querer decir "el que fue bien dicho [=bien elegido] en la [Capilla] Sixtina"? Hay gente pa tó, ya se sabe...)