viernes, abril 22, 2005

Autocitas

(Estos tres posts los pegué en el escolar.net, pero quiero conservarlos.)


La Iglesia católica, como cualquier otra ONG que lleve a cabo ciertas tareas de asistencia que el Estado no alcanza a ofrecer, tiene derecho a recibir subvenciones públicas para tal fin. Pero en igualdad de condiciones que el resto de entidades privadas. Pese a lo que digan ciertos extremistas ultracatólicos y carcundas, la mayoría de no creyentes creo que aprueba y aplaude la sufrida obra asistencial religiosa en España y fuera de la península: si no la prestaran religiosos y religiosas, los beneficiados por ella (sidíticos, hambrientos, gentes de la calle, enganchados, etc.) se morirían del más mayúsculo de los ascos.


-------
A la jerarquía de la Iglesia católica la pobreza le ha importado siempre un comino, hasta ahora. Es hoy, es desde hace unas cuantas décadas, que la Iglesia católica ha tomado conciencia de la injusticia que se comete por no tratar siquiera de resolver ese problema fundamental, el del hambre (Millás dice que se pasma por lo fácil que parece llenar África de armas y lo difícil que resulta llenarla de calorías). Pero no es tarea de la Iglesia acabar con la pobreza sino socorrer al que sufre injustica. La pobreza, y las guerras, y las injusticias, son tarea y asunto de la ONU, de la UE, de Bush y de la máter que parió a los líderes mundiales.


-------
Para ilustrar mi anterior post sobre la tardía preocupación de la Iglesia católica por el sufrimiento y la pobreza de la persona humana, copio aquí, tomado del sitio

http://www.churchforum.org/
info/
El_Papa/Documentos_Pontificios/
enciclicas/
populorum_progressio.htm,

[indico la dirección partida porque la entera me desconfigura la pantalla]

el capítulo 1 de la Encíclica "POPULORUM PROGRESSIO", del llamado Papa Pablo VI (1967).


SOBRE EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOSA LOS OBISPOS, A LOS SACERDOTES, A LOS RELIGIOSOSA LOS FIELES Y A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

Desarrollo de los pueblos

1. El desarrollo de los pueblos y muy especialmente el de aquellos que se esfuerzan por escapar del hambre, de la miseria, de las enfermedades endémicas, de la ignorancia; que buscan una más amplia participación en los frutos de la civilización, una valoración más activa de sus cualidades humanas; que se orientan con decisión hacia el pleno desarrollo; es observado por la Iglesia con atención. Apenas terminado el segundo Concilio Vaticano,
[NOTA DE MANOLO: OJO, LEER LO QUE SIGUE CON ATENCIÓN] una renovada toma de conciencia de las exigencias del mensaje evangélico obliga a la Iglesia a ponerse al servicio de los hombres, para ayudarles a captar todas las dimensiones de este grave problema y convencerles de la urgencia de una acción solidaria en este cambio decisivo de la historia de la humanidad."

[FIN DE LA CITA]

Nótese, pues, cómo el mismo Pablo VI reconoce que es urgente que la Iglesia se ponga, en 1967, al servicio de los hombres... Y yo me pregunto: ¿qué cojones ha hecho la Iglesia católica desde el año 1 hasta 1967? ¿Catedrales? Bien, muy bonitas, nadie lo pone en duda. Pero sobre todo, engordar la barriga.