viernes, abril 29, 2005

Cerrado por vacaciones

O lo que es lo mismo: Vuelvo en cinco minutos.


(Ahora sí.)

A veces Acebes...

Ha comparecido hoy en rueda de presa [sic] Acebes para reclamar a ZP que comparezca en sede parlamentaria para debatir (y cito literalmente) "con el principal líder [sick] del partido de la oposición [sic]" las últimas propuestas en política fiscal de los tricatalanes.

Evidentemente, no hay sólo un partido en la oposición, aunque, evidentemente, y de momento, Rajoy parece ser el principal líder del PP, pero no el único. Ha sido, sin duda, un lapsus linguae de uno de los principales líderes del PP. O no.

Cerrado por vacaciones.

O lo que es lo mismo: Vuelvo en 5 minutos.

El estado del Estado

El Consejero catalán de Economía no sabe en qué país vive: esta mañana, en la SER (programa del Gabilondo), insistía en contraponer a Catalunya frente al “Estado”. ¿Le deberemos recordar al Sr. Consejero, Castells de apellido, que el Estado español es autonómico, o sea, descentralizado? ¿Y que las Comunidades Autónomas españolas no son entidades administrativas desgajadas del Estado sino que son, ellas en sí mismas y por sí mismas, parte indisociable del Estado autonómico español? Hablar, pues, de Comunidades Autónomas enfrentadas al “Estado” es un sinsentido que no cuadra con el modelo de Estado descentralizado español. Insistamos: las Administraciones autonómicas españolas son Estado; la Administración central o general del Estado es Estado; las Administraciones provinciales (Diputaciones, entidades forales, Cabildos, etc.) son Estado; las Administraciones locales (Ayuntamientos, Concejos, etc.) son Estado. Hasta yo mismo soy Estado, si me apuran. Cuando se reclama un traspaso de competencias en materia fiscal "desde el Estado” a la Autonomía catalana, se está reclamando un imposible: en todo caso, se reclama el traspaso de la gestión fiscal desde una Administración del Estado (la central o general) a otra Administración del Estado (la autonómica catalana): nada que objetar a este traspaso, dado que en cualquiera de los dos casos, seguirá siendo el Estado (la parte central o la parte autonómica) el que recaude impuestos. Otra cosa sería que la gestión fiscal se la traspasaran a Francia, o a Chiquitistán, o a una secta, o a una mafia, o al gremio de la construcción. Ahí hablaríamos. Pero que siga siendo el Estado el que recaude los duros, a eso no le aprecio problema alguno. Desde luego, ver las cosas desde otro punto de vista y rasgarse las vestiduras son ganas de marear.

BIBLIOGRAFÍA:

Artículo 137 de la Constitución española

“El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses.”

NOTA de Manolo: es evidente que los redactores de la Consti se olvidaron de incluir en el referido artículo 137 a la parte central del Estado: porque el Estado también se organiza territorialmente con una Administración central o general del mismo. Qué despiste. Será posible!

jueves, abril 28, 2005

Prados y matorrales...

Se anuncia hoy (o fue ayer) la paralización (y van...) de las obras de ampliación del Museo del Prado. Obras que están gafadas, no hay otra explicación... Las del Prado las paralizarían aunque se tratara de obras de reducción de la pinacoteca. Incluso un incendio (no lo quiera Dush) quedaría paralizado en el Prado.

En otro orden de cosas, un poco de desorden: se anunció ayer (o fue hoy) la nueva política pro-violencia-en-las-calles promovida por Jeb Bush, miembro de esa familia-plaga tan dañina para el Medio Ambiente, el Medio Oeste y el Medio Oriente, en virtud de la cual, cualquier delincuente podrá no sólo llevar armas por la calle y hacer uso de ellas siempre que las haya adquirido en una ferretería, sino utilizarlas en caso de "sentirse" amenazado por un extraño. O por un conocido, que cualquier forma de acabar con el paro es siempre bienvenida. No hace falta ser muy sagaz para darse cuenta de que Jeb Bush no ha inventado nada: su política pro-violencia-en-las-calles es un puro calco de la que practica su hermano George en el mundo: ¿que se siente amenazado por un país con armas de destrucción masiva aunque no las tenga? Oye: una amenaza es una amenaza: bombazos al canto y aquí paz y después petróleo. Amén.

Tristeza de pensamiento negro: hoy: Rodríguez Adrados

(Publicado hoy en ABC, tercera página, rincón de penas nacionales y pensamiento negro.)


Tristeza de España

Por FRANCISCO RODRÍGUEZ ADRADOS DE LAS REALES ACADEMIAS ESPAÑOLA Y DE LA HISTORIA

HE estado diez días en Libia, con setenta miembros de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, recorriendo las ciudades griegas y romanas: Cirene, Leptis Magna, Sabratha. Espléndidas ciudades. Recordando a Heródoto y a Píndaro, a Trajano y Adriano, Marco Aurelio y Septimio Severo, Justiniano y los cristianos. A todos los que, a través de descendientes ilustres, conformaron nuestro mundo, que algunos pretenden hacer olvidar. Sin ellos no seríamos lo que somos. O lo que deberíamos ser.

Explicábamos todo aquello Antonio Alvar y yo. Luego, procuraba olvidar la tristeza de España.
En cuanto se abre la TV o un periódico, se reencuentra. No hablo del Gobierno, todos abusan de la TV. Pero ¿a qué tanta cancha a ese personal impresentable que ya saben? ¿Por qué hacerles la propaganda gratis? Va contra la salud mental del pueblo español.

Cuando uno espera reencontrar lo malo, algo de bueno encuentra. Por ejemplo: el Gobierno, el Tribunal Supremo y el Constitucional han rechazado la primera candidatura filo-ETA (y tolerado la segunda). Por ejemplo, parece que se ha logrado ofrecer, en los planes universitarios de Filología, el español como una titulación propia. Y una titulación de Filología Clásica. Es para felicitarse.

Pero luego, ¿qué les voy a decir? En lo internacional seguimos siendo un paria, una cabeza de puente en Europa de los populismos hispanoamericanos.

En la lengua, desde el primer momento, el español como lengua común, la única que todos los españoles tienen obligación de conocer y derecho a usar, que dice la Constitución, sigue sufriendo recortes. Vastas áreas, desde la enseñanza a la Administración, se le substraen. Hay una represión bien evidente. Y un volver la cabeza a otro lado. Podría haber habido acuerdos, soluciones. Nada.

Y lo que no era un problema, la existencia de lenguas varias, absolutamente respetables, junto a una lengua común que hablan todos, convenientemente explotada sigue convirtiéndose en una serie de presiones intolerables y en un pretexto para enfrentamientos políticos.
Pero si esto viola el artículo 3 de la Constitución, los partidos separatistas y filoseparatistas violan el 6, el que dice que los partidos «son libres dentro del respeto a la Constitución». No sólo no la respetan sino que quieren modificarla a su favor.

De momento, el desafío más fuerte es el vasco. Todo el frente que va de ETA al PNV está a la ofensiva. Este último partido, el más peligroso, fue recibido en las Cortes con honores, en la persona de Ibarreche. Y ahora todos los españoles sufrimos con sólo ver las imágenes de esas elecciones.

Y sufriremos del resultado. Quizá pudiera haber sido peor, pero tampoco es bueno éste. Ni lo sería ningún otro mientras cada poco se someta a votación la integridad de España. Es algo que habría debido evitarse.

Y luego está la educación. La ministra ha expuesto, por fin, su proyecto. Lo de siempre: flexibilidad, opciones no definidas, menos materias serias y más marías, intervención de autoridades múltiples, hermosos términos abstractos, nada que proponga, simplemente, instruirse. Saber cosas. Los profesores preferirían pocas materias importantes, obligatorias, sin opcionales que las contorneen.

Tememos por lo poco que para el Latín y el Griego se había conseguido, con el PSOE y el PP: un cierto equilibrio, a la baja. Ahora, otra vez a empezar, como en el juego de la oca. ¿Habrá que visitar, una a una, las diecisiete Autonomías, a ver qué nos conceden? ¡Qué cansancio! Es, al menos, reconfortante que más de 2.500 personalidades hayan firmado un manifiesto de la Sociedad Española de Estudios Clásicos y las Reales Academias Española y de la Historia respalden el estudio de los clásicos en la enseñanza secundaria. Un poquito de diálogo y talante es lo que pedimos del Gobierno, que, pienso, no habría debido reiniciar este tema.
Peores todavía son esos intentos de reabrir las heridas de España, ya olvidadas por la mayor parte de los españoles. Pero hay profesionales. Lo de la estatua de Franco fue ruin. Y están en lista de espera, parece, el Valle de los Caídos y el Arco de la Victoria. No sé si las pirámides de Egipto.

Y hay quienes se dedican a desenterrar muertos, otros a escribir falsas historias, maniqueas. ¿Por qué no dejan a los muertos seguir muertos y a los vivos vivir? La guerra civil quedó atrás, o eso pensaba la inmensa mayoría de los españoles. ¿No es más urgente seguir adelante?
Y luego hay la cuestión religiosa, artificialmente resucitada. El cristianismo ha estado, está, unido a nuestra cultura. Si ha habido excesos, pagados están. Pero quedar huérfanos, no entender nada de nuestra historia, nuestros ritos, nuestro arte, nuestra moral tradicional, es bien penoso. De los padres no se reniega, se ha visto estos días. ¿Llegará algo de esto a la legislación?
Incertidumbre tras incertidumbre. Todo un panorama artificialmente triste, en un país vigoroso, unido por una historia larga y difícil que sólo mentirosamente es negada.

La transición fue un modelo en el mundo, el socialismo de Felipe González, tras algunos excesos y con algunos errores (como en Educación), volvió al camino de nuestra historia, hizo crecer a España.

Ahora retrocedemos a un entorno poco democrático, poco igualitario, poco socialista. De cuando en cuando, hay un golpe de timón acertado. Pero otras cosas son puro masoquismo, como aquél del 98.

La democracia consiste en la igualdad y el respeto a las normas. Es crisis siempre, pero dentro de unos límites prefijados. Si no, explota. Exige, en España, respeto a cosas tan elementales como la unidad de la nación o la lengua española. Y no hay igualdad cuando se enfrenta a las comunidades por el agua o el dinero. O se les entrega la educación, con resultados pavorosos en algunas.

Ni creo que todo esto sea exactamente socialista. El socialismo ha ganado la batalla política, hoy todos los partidos son más o menos socialistas. Y ha superado sus orígenes rebeldes, integrándose en la democracia y renunciando a ciertas utopías. Pero, al triunfar, se ha quedado sin un programa suficientemente diferenciado. Y busca votos en las causas marginales, en las extremistas y en las separatistas. Causas nada socialistas. Una desgracia para todos, para ellos los primeros.

Por otra parte, el socialismo español, cuyo núcleo central es burgués y progresista al tiempo, español también, está tironeado, desde antiguo, por grupos radicales. Los de la huelga de 1917, los de las revoluciones y virulencias de 1934 y 1936, que crearon el ambiente del que salió la guerra civil. La alianza de socialismo y catalanismo separatista y la de un ala socialista y los comunistas y anarquistas estuvo en el centro de aquel desastre.

Luego, el socialismo aprendió: muchos socialistas lo sabían desde el principio, pero fueron apartados del poder, lean los libros de historia. Cuando en 1982 subió al poder de nuevo, limó, ya digo, algunos excesos, se integró en la línea central de la nación.

No dudo que muchísimos de entre los socialistas siguen pensando así. Pero hay esa terrible tendencia a repetir enfrentamientos nocivos y alianzas deletéreas.

Es triste el panorama al que hemos llegado: aislados en el mundo, fragmentados por dentro, repitiendo viejos tópicos, rumiando una y otra vez un pasado del que habría que aprender para luego olvidarlo, convirtiendo cualquier cosa en arma política. Haciendo como si fuera normal lo que, desde luego, no es normal en una nación rica —se ve viajando fuera— y progresiva.
Llevamos el desmadre con cierta dignidad, viendo lo menos posible, comentando lo menos posible, pensando que ya pasará, ya lo arreglará alguien con ayuda del sentido común. Pero el desmadre va siendo ya excesivo. Vivimos fundamentalmente de lo que queda de la vieja España, y de la esperanza de que el turbión, bastante artificial, pasará.

miércoles, abril 27, 2005

Curso on-line de relaciones internacionales: hoy: Bush (el bajito)

(Sin permiso del autor.)


Bush, George W(alker). Actor norteamericano, hijo del ex Presidente de los Estados Cristianos (o Unidos) de América, George Bush. Desde el 20 de enero de 2000 viene representando el papel que su padre ejerciera efectivamente al frente de la Casa Blanca. George Walker Bush ha sido aficionado al alcohol, y en nuestros días ha sustituido esta adicción por las guerras, así que puede decirse que el mundo es hoy como una mujer maltratada por un marido beodo. Ha trabajado con los principales directores, entre ellos Dick Cheney.

Curso on-line de antropología general: hoy: obispos españoles

(Robado por ahí, sin permiso.)


Obispos españoles. Homínidos ibéricos con fenotipo (aspecto físico) muy similar al que presenta el homo sapiens sapiens. Sin embargo, la pertenencia a la subespecie humana es más que discutida entre la antropología contemporánea. Se tiene constancia de ejemplares de obispo español por toda la Península Ibérica. Este grupo animal destaca por la inexistencia, entre sus miembros, de individuos de sexo femenino (la reproducción de los mismos es asunto que se escapa del ámbito político y, por tanto, no se comenta aquí). Por lo que respecta al carácter de los obispos, en general son hoscos, poco sociables y suelen recelar incluso de otros individuos de su misma especie. Están, sí, dotados de habla, pero su vocabulario es harto limitado y para sus declaraciones apenas emplean tres o cuatro palabras y expresiones, como "persona humana", "familia", "sexo" y "cierta izquierda anti-clerical".

Una pinza en la nariz: hoy: Zaplana en el Congreso

Según reporta el ABC on-line de hoy, el ex presidente de la Comunidad Autónoma Valenciana, Sr. Zaplana, ha manifestado en la sesión de hoy miércoles en el Congreso de los Diputados que lo que quieren los ciudadanos es [ahí voy, ¿están sentados? Bien, agárrense que llegan curvas...] "un presidente que les diga la verdad y que no les engañe, como les está engañando en la lucha antiterrorista".

Vamos otra vez (¿siguen sentados?): "un presidente que les diga la verdad y que no les engañe".

Venga, la última: "un presidente que les diga la verdad y que no les engañe".

Palabras del diputado Zaplana, genio y figura. Algunas enciclopedias ya lo registran:

Famoso pirata español. Cometió sus más sonadas fechorías en la costa valenciana a finales del siglo XX. Su condición corsaria no le impidió ocupar cargos públicos: así, fue durante un tiempo alcalde de Benidorm (Alicante, España), y en Benidorm apareció "Terra Mítica". Más tarde alcanzaría la Presidencia del Gobierno autonómico de la Comunidad Valenciana, y en Valencia apareció "La Ciudad de las Artes y las Ciencias". Finalmente llegó a ocupar cargos ministeriales en Madrid, y en Madrid (que se sepa) no apareció nada porque no le dio tiempo. Actualmente (enero de 2005) es diputado en las Cortes españolas. Zaplana es, además, conocido por su inusitada capacidad para hacer declaraciones que atenten contra el sentido común.


martes, abril 26, 2005

"... que les estoy diciendo la verdad."

"...y pueden estar seguras todas las personas que nos ven, que les estoy diciendo la verdad." Con esta rotundidad prometía Aznar el 13 de febrero de 2003 (creo recordar) a los telespectadores de Antonia 3 en horario de máxima audiencia (o, como se dice ahora en castellano, en prime time) que en Irak, que en el Irak de Sadam Hussein, había armas de destrucción masiva.

Hoy martes, 26 de abril de 2005, más de dos años despúes, y según reporta la Cadena SER, la CIA ha decidido que en Irak no había armas de destrucción masiva. ¿Oiremos rectificar al Sr. Aznar López? I don't think so. ¿Declarará algo el Barbas? No lo veré. ¿De Zaplana escucharemos algo parecido a unas disculpas? Ni jarto grifa.

Pero, en realidad, lo mismo que probablemente nos mintieron entonces, pudiera ocurrir que también nos estuvieran tratando de engañar ahora: ¡la CIA no es una institución fiable! Yo ya sólo me fío de Putin, que es el único líder mundial que no necesita disimular para ganar elecciones y hacer lo que le viene en gana con sus compatriotas y vecinos. Que hable Putin y me quedaré mucho más tranquilo... Put a Putin in your life.

Never ending story

Suele afirmarse que la actual Constitución española proclama que el Estado español es aconfesional. No es cierto: lo que sí puede leerse (concretamente en el artículo 16.3 de la Carta Magna) es que “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. De tal proclamación no se infiere directamente que el Estado sea aconfesional: se infiere sólo que ninguna confesión será estatal, esto es, que ninguna confesión será la Religión Oficial del Estado.

Así pues, y dado que el Estado no se proclama aconfesional ni ateo, el tal Estado (sus Administraciones varias) podrán elegir, para ciertas ceremonias públicas, ritos, símbolos y objetos de alguna religión. Los símbolos y objetos religiosos que suelen verse en ciertas ceremonias públicas (por ejemplo, en las juras o promesas de cargos públicos de presidentes de Gobierno, ministros, consejeros, alcaldes…) son los de la religión cristiana católica romana: una cruz, una Biblia, etc.

El Estado adopta, pues, a la religión católica romana como “religión oficiosa”, “religión de uso” o “religión de trabajo”. No como religión oficial.

Dicho todo lo cual, debemos, sin embargo, recordar que no forman parte del entramado administrativo estatal español los cargos y entidades religiosos: y así, por ejemplo, no es funcionario público el obispo de Castellón; no es una entidad administrativa pública la diócesis de Zamora; no es representante de los ciudadanos el arzobispo de Sevilla.

Viene esto a cuento de lo que se ha oído esta mañana en el programa de Iñaki Gabilondo en la SER: según el locutor vasco, Monseñor Amigo, arzobispo “de” [sic] Sevilla, habría desmentido que cierto acto de días atrás en la embajada de España en el Vaticano se hubiese desarrollado con tensión entre los presentes. No existe un cargo público tal llamado “arzobispo de Sevilla”. El arzobispado de Sevilla es un puesto privado de una entidad privada no representativa de la ciudadanía sevillana. Hay, sí, la llamada “diócesis” de Sevilla (si no estoy mal informado), que agruparía a los fieles católicos con residencia en la provincia de Sevilla y a los órganos e instituciones privadas del respetable catolicismo sevillano.

No nos cansaremos, pues, de incidir en este malentendido recurrente en los medios de información españoles: las capitales de provincia españolas no tienen obispos ni arzobispos. Son las comunidades de fieles católicos en cada territorio provincial las que cuentan con su propia jerarquía, al frente de la cual se encuentras esos cargos, por lo demás, del todo antidemocráticos.

lunes, abril 25, 2005

Un poquito de please.

Cervantista pero, al parecer, poco shakesperiano, escribe “last but no [sic] least” Andrés Trapiello en la página 2 del Babelia de EL PAÍS del 23 de abril de 2005, aniversario también de la muerte del más grande dramaturgo y poeta inglés.

T. Rex

Una idea que circula por ahí: que Fraga fundó AP y la refundó en el PP, y que los va a enterrar a todos...!!!

Buenísmo...!!

(De Hernández Mancha nunca más se supo... Aznar ya se dedica a la literatura infantil y juvenil. ¿Volverá Rajoy a registrar propiedades?)

Artículos carcundas: hoy: un guripa del PP.

(Tomado del ABC de hoy, 25-04-05)


Homosexualidad: yo tenía razón
Jorge Trías Sagnier

A mí me parece increíble que un grupo tan minoritario de personas, como esos [sic] que abanderan los colectivos de militancia homosexual [la homosexualidad es una militancia, entonces], impongan sus criterios a la inmensa mayoría de la sociedad [es increíble, ciertamente: lo mismo que esa minoría minoritarísima de personas con discapacidad física y movilidad reducida: ¡pues no te fastidia que, siendo como son un grupo de 3 y el de la guitarra, las Administraciones públicas dedican tiempos, dineros y personas a acondicionar (mediante rampas, bordillos rebajados, zonas de aparcamiento preferente, etc.) pueblos y ciudades de modo que su movilidad por las calles de España no se vea interrumpida por obstáculos insalvables?! ¡Que son una minoría, coññño...!! ¡Que no podemos dedicarles tanta atención...!!]. Ni podía hablarse de discriminación por razón de sexo pues la homosexualidad no se trata de un nuevo sexo; ni mucho menos de demanda social, ya que la nueva y absurda regulación del matrimonio es algo que casi nadie pedía [así se habla: abundando en nuestro caso anterior, ¿quién coños pide en España que se interrumpa el paso de personas normales por escaleras normales, de toda la vida, instalando en ellas rampas de baja pendiente para que, total, uno o dos impedidos al año suban por ella sin dificultad?]. El Partido Socialista quedó atrapado, como en tantas otras cosas, en un discurso político que estaba pensado para movilizar al griterío, pero no para gobernar. Las consecuencias que esta modificación legislativa va a tener en la sociedad pueden ser incalculables [¡el hundimiento de la Civilización Occidental por lo menos…!! ¡O la desaparición de la Iglesia Católica...! ¡O el finiquito de Chiquito de la Calzada...!!], sobre todo para la credibilidad de Zapatero. Ninguna persona sensata, sean cuales sean sus creencias, puede aceptar una barbaridad de este calibre.

Perdonen la inmodestia por el título de esta columna, pero en la VI legislatura (1996-2000) yo era diputado del Partido Popular [¡acabáramos…!] y portavoz [no disimule, sería portacoz…] de esa formación en la Comisión Constitucional y propuse una medida legislativa para paliar las situaciones injustas que se producían en determinadas uniones de hecho, homo o heterosexuales. Recuerdo que, entre otros, utilicé el antecedente legislativo del derecho francés y concretamente la propuesta socialista del denominado «Contrato de Unión Civil». Recabé la opinión de todos los grupos militantes y hablé con muchas personas que vivían en esa situación. Llegamos a la conclusión, apoyada sin reservas por Aznar y por todo el grupo popular, a excepción de la inefable Villalobos, de que esa era una buena solución. Socialistas y comunistas -la Esquerra prácticamente no existía entonces- se opusieron por motivos políticos. Exactamente igual que los grupos militantes de homosexuales. Por nada más. Lo de los derechos, y el intento de remediar situaciones injustas y discriminatorias, les importaba muy poco. Mejor dicho: les importaba un bledo. De lo que se trataba era de visualizar que los populares éramos «homófobos» y el proyecto, una solución liberal y aceptable para toda la sociedad, creyente y no creyente, naufragó. Cuando el PP obtuvo la mayoría absoluta -yo ya no era diputado- cometió el error de aparcar la cuestión. Y ahora los socialistas han perpetrado este solemne disparate jurídico, moral y social.

Diga lo que diga la vicepresidenta, los cristianos, cualquiera que sea su confesión, y los judíos, si son creyentes, no sólo pueden sino que deben negarse a celebrar este tipo de bodas esperpénticas [¡¡¿¿y dice que no es homófobo, el tío…!!??] por motivos de conciencia. En el caso de los católicos esa negativa es obligada y viene determinada por la Nota Doctrinal sobre las cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida pública firmada por el entonces cardenal Ratzinger y aprobada por Juan Pablo II el 24 de noviembre de 2002. Los católicos socialistas deberían repasar esa Nota.

Arcadirrealidad

"Las lenguas no están bien ni mal, sino que están o no están, ..." (Arcadi Espada en www.arcadi.espasa.com, 23 de abril de 2005, comentando ciertas declaraciones de Rafael Sánchez Ferlosio aparecidas en prensa ese mismo día.)

Ciertamente: una lengua mal usada (mal hablada) no está peor que una lengua bien usada. Si una lengua es, entre otras cosas y quizá como primera cosa, un instrumento de comunicación de pensamiento, le ocurre lo que a todos los instrumentos: puede emplearse mejor o peor. Un martillo mal empleado producirá clavos mal clavados. Una antena de televisión mal orientada producirá sintonizaciones deficientes. Y así sucesivamente... Es el producto, el resultado, del empleo del instrumento lo que acaba mal, no el instrumento en sí. Una lengua empleada con simpleza, con desconocimiento, descuidadamente, provocará pensamientos simples y romos. Y una comunidad de hablantes con pensamiento simple y romo provocará ciudadamos simples y romos y que, retroalimentados de su propio pensamiento simple y romo, serán incapaces de emplear con soltura su idioma. A las lenguas, en fin, les importa un bledo la suerte que corran sus hablantes.

viernes, abril 22, 2005

Autocitas

(Estos tres posts los pegué en el escolar.net, pero quiero conservarlos.)


La Iglesia católica, como cualquier otra ONG que lleve a cabo ciertas tareas de asistencia que el Estado no alcanza a ofrecer, tiene derecho a recibir subvenciones públicas para tal fin. Pero en igualdad de condiciones que el resto de entidades privadas. Pese a lo que digan ciertos extremistas ultracatólicos y carcundas, la mayoría de no creyentes creo que aprueba y aplaude la sufrida obra asistencial religiosa en España y fuera de la península: si no la prestaran religiosos y religiosas, los beneficiados por ella (sidíticos, hambrientos, gentes de la calle, enganchados, etc.) se morirían del más mayúsculo de los ascos.


-------
A la jerarquía de la Iglesia católica la pobreza le ha importado siempre un comino, hasta ahora. Es hoy, es desde hace unas cuantas décadas, que la Iglesia católica ha tomado conciencia de la injusticia que se comete por no tratar siquiera de resolver ese problema fundamental, el del hambre (Millás dice que se pasma por lo fácil que parece llenar África de armas y lo difícil que resulta llenarla de calorías). Pero no es tarea de la Iglesia acabar con la pobreza sino socorrer al que sufre injustica. La pobreza, y las guerras, y las injusticias, son tarea y asunto de la ONU, de la UE, de Bush y de la máter que parió a los líderes mundiales.


-------
Para ilustrar mi anterior post sobre la tardía preocupación de la Iglesia católica por el sufrimiento y la pobreza de la persona humana, copio aquí, tomado del sitio

http://www.churchforum.org/
info/
El_Papa/Documentos_Pontificios/
enciclicas/
populorum_progressio.htm,

[indico la dirección partida porque la entera me desconfigura la pantalla]

el capítulo 1 de la Encíclica "POPULORUM PROGRESSIO", del llamado Papa Pablo VI (1967).


SOBRE EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOSA LOS OBISPOS, A LOS SACERDOTES, A LOS RELIGIOSOSA LOS FIELES Y A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

Desarrollo de los pueblos

1. El desarrollo de los pueblos y muy especialmente el de aquellos que se esfuerzan por escapar del hambre, de la miseria, de las enfermedades endémicas, de la ignorancia; que buscan una más amplia participación en los frutos de la civilización, una valoración más activa de sus cualidades humanas; que se orientan con decisión hacia el pleno desarrollo; es observado por la Iglesia con atención. Apenas terminado el segundo Concilio Vaticano,
[NOTA DE MANOLO: OJO, LEER LO QUE SIGUE CON ATENCIÓN] una renovada toma de conciencia de las exigencias del mensaje evangélico obliga a la Iglesia a ponerse al servicio de los hombres, para ayudarles a captar todas las dimensiones de este grave problema y convencerles de la urgencia de una acción solidaria en este cambio decisivo de la historia de la humanidad."

[FIN DE LA CITA]

Nótese, pues, cómo el mismo Pablo VI reconoce que es urgente que la Iglesia se ponga, en 1967, al servicio de los hombres... Y yo me pregunto: ¿qué cojones ha hecho la Iglesia católica desde el año 1 hasta 1967? ¿Catedrales? Bien, muy bonitas, nadie lo pone en duda. Pero sobre todo, engordar la barriga.

LA TEMPESTAD era esto.

Pegué hace unas semanas esta crítica de un lector a la no-vela de JMdP "LA TEMPESTAD" en www.escolar.net. Para que no se la trague el tiempo, y porque no debe pasar un día sin que nos acordemos de JMdP (por cierto, ¿para cuándo su artículo sobre el nuevo Papa?), la recupero ahora. Puede leerse en www.ciao.es/La_tempestad__Opinion_785227. Atención a la frase final: apoteósica.


"Este libro, ambientado en Venecia, pretende ser una especie de novela policiaca, con cierta intriga, donde el autor intenta hacernos creer que posee buenos conocimientos de pintura y del mundo del arte. El personaje principal de la historia me ha parecido alguien que además de masoca debe ser infinitamente estúpido. No me creo que pueda existir un personaje real así.

"En cuanto a la historia, exceso de giros retorcidos que creo solamente buscan alargar el libro y que la historia se mantenga. Para mí llegó un momento en el que dejó de importarme por completo qué pudiera pasar con el cuadro y con los personajes del libro. Creo que lo mejor hubiera sido que el protagonista se hubiera suicidado en la 2ª página y así se hubiera acabado el libro.


"De todas formas, para alguien de letras a lo mejor es interesante, yo es que soy de ciencias."

Y dale con el matrimonio gay...

(Publicado anónimamente en el www.escolar.net. Graciosete, sí.)

"Leo en el periódico gratuito "Ahora" en su edición de Madrid: "La aprobación en el congreso del matrimonio gay [sic: escriben "en el congreso del matrimonio gay": ¿dónde ha tenido lugar el tal congreso?!] es un retroceso para las antropología, la naturaleza (las personas formamos parte del medio ambiente) [sic, o mejor, sick] y el avance del conocimiento de la verdad sobre nosotros mismos. El matrimonio se llama así porque en su concepto de una con uno [sick, sick, sick] lleva implícito la complementariedad de los sexos y la dimensión procreadora. Qué importante es el lenguaje para comunicar la verdad sobre las cosas. Cuando esto [cuálo] no existe asistimos a una corrupción de la inteligencia y a una degeneración en la naturaleza."

Si no fuera porque creo que me saldría un sarpullido, reemplazaba mi papel higiénico por esta basura panfletaria."

Don Quijote popular.

Plis, visit: http://www.donkitsch-ote.com/centrar.html

Uno de Azúa


La buena gente

Félix de Azúa es escritor.

EL PAÍS Opinión - 10-07-2004

Aquellos que, aun habiendo sido bautizados, no somos cristianos, no sólo es que no nos sintamos cristianos, sino que, además, no queremos ser cristianos. Por eso nos desola la insistencia de los conservadores para incluir la palabra "cristiano" en la Constitución europea. No porque impida ser europeo a un musulmán, sino porque lo mejor de la cultura europea, a nuestro entender, es haber conseguido, tras agotadoras batallas, que los europeos no pertenezcamos públicamente a ninguna religión.

Es evidente que muchísimos cristianos son gente abnegada, inteligente, generosa, tolerante y amable. Otra cosa es el poder cristiano, su manifestación pública. Las religiones han sido colosales construcciones edificadas sobre la esperanza de que nuestra vida sea, a pesar de todo, valiosa. Durante siglos esa esperanza levantó culturas poderosas en Mesopotamia, en Egipto, en Europa. A partir del siglo XIX, sin embargo, los europeos vivimos en un contexto material cuya extrema tecnificación hace sumamente peligroso que el control social se encuentre en manos de instituciones religiosas o de creyentes radicales. Los problemas son demasiado graves como para que pueda resolverlos la fe en una vida eterna, en la Providencia, o en la bondad de un Ser Trascendente.

Aun cuando no seamos especialmente agresivos (precisamente porque abominamos del proselitismo), los no-cristianos deseamos que a los niños y a los adolescentes no les calienten la cabeza con fantasías que puedan dañar su credulidad y hacer de ellos unos ciudadanos apáticos o cínicos a una edad inconveniente. Por eso rechazamos las clases de religión católica, escarmentados por el resultado de la pedagogía católica europea del último siglo. No hay una sola prueba de que la educación católica haya mejorado a alguien que no hubiera sido mejorado por una educación laica.

Otra cosa sería una asignatura de historia de las religiones, o de las utopías, que explicara los mitos de las mismas, cuya poesía sigue siendo poderosa. Aunque la enseñanza habría de incluir un examen de los efectos prácticos de religiones y utopías que no ocultara la crueldad vesánica del Vaticano en el pasado, o la criminalidad paranoica de los fundamentalistas actuales.

No es infrecuente que, cuando alguien expone este tipo de opiniones, los creyentes le acusen de pertenecer a otro credo, iglesia o religión, sea ésta el materialismo, el comunismo, el hedonismo o la masonería. Es propio de proselitistas creer que la historia del mundo es una interminable lucha entre religiones y credos; que cada cual tiene al suyo por verdadero y único (es decir, conforme al plan divino), y que es preciso luchar con todas nuestras fuerzas para lograr la imposición de nuestras creencias y la extinción de las ajenas. Su victoria, creen, sería la mejor demostración de la existencia de Dios y de Alá.

Todo lo cual es falso y forma parte de la distorsionada visión que de nuestros semejantes suelen tener los creyentes radicales, los cuales construyen un delirante mundo de buenos y malos. Cuando Bush dice que Dios está con América, lo dice absolutamente en serio. Los no-religiosos tendemos a pensar, además, que es verdad. Si Dios es una metáfora de "la suma potencia", indudablemente es el causante de todos los desastres que está llevando a cabo el gabinete de psicópatas que forma su actual gobierno.Se habrá observado que no hay una palabra para decir "no-religioso" o "no-cristiano". La palabra "laico" está cargada de sentido histórico y sólo permite una aplicación administrativa. Hablar de un "ciudadano laico" debiera ser un pleonasmo. Naturalmente, niego que "ateo" sea el equivalente de "no-religioso", porque muchísima gente tiene sus esperanzas puestas en alguna divinidad sin necesidad de pertenecer a religión alguna. En ocasiones esa divinidad puede ser sutil (un amigo mío, por ejemplo, cree en el Arte), otras veces es más espesa (tantas amigas rezan esperanzadas al dios Marx...), no falta quien cree en la vida extraterrestre, o en un dios vaporoso llamado Progreso Científico, pero ninguno de estos dioses obliga a pertenecer a religión alguna, ni a practicar proselitismo y sólo rara vez exige asignatura propia.

Que no haya palabra para "no-religioso" da idea de lo difícil que ha sido y sigue siendo arrinconar una creencia que ha dominado el mundo durante tantos siglos. Todavía hoy los políticos se andan con muchísimo cuidado a la hora de confesar sus descreencias religiosas. A esta prudencia ellos lo llaman: "Tener un respeto grande por las creencias de la gente". En realidad es puro fariseísmo. Un político sin religión sigue siendo indigno de confianza, alguien a quien no se le otorgaría la tutela de los niños. Parece como si los no-religiosos vivieran sólo para sí mismos, como ególatras, transgrediendo el primer mandamiento del catecismo contemporáneo: la solidaridad. Es inútil aducir que, en estos dos últimos siglos, los mejores ejemplos de personas generosas, abnegadas y luchadoras por el bien común han solido coincidir con ciudadanos sin religión pública. Por el contrario, son legión los casos de gente muy cristiana, muy creyente y muy religiosa que ha conducido, propiciado y aplaudido las mayores atrocidades.

Es inútil: alguien que manifieste públicamente carecer de religión y sentirse muy ufano por ello aparece como alguien de dudosa moralidad, y en consecuencia los no-religiosos estamos siempre a la defensiva, persuadidos de que llevamos las de perder. Comprendemos, por lo tanto, que los políticos pisen huevos cuando se les pregunta por este asunto, o que visiten al Papa (ese enemigo del bienestar femenino), o que digan que el cristianismo ha construido las catedrales, como si hubieran bajado los ángeles del cielo cargados de mortero y horas de ocio.

Ahora, háganme un favor: donde dice "no-religioso", lean "no-nacionalista". Donde he escrito "Dios" o "religión", pongan "nación". Donde vean "creyentes", traduzcan por "nacionalistas". Así me ahorro escribir otro artículo sobre la inminente guerra civil que pronostican los amigos catalanes.

Porque si duro es mantener en tierra de creyentes que uno no espera la vida eterna, que no se siente ni quiere sentirse hijo de Dios y que está persuadido de que el poder religioso no mejora a la gente, mucho más difícil es defender en este país que alguien pueda ser un ciudadano con todos los derechos, sin necesidad de sentirse o quererse una criatura nacional.

Me llegó hace años..., pero sigue siendo gracioso.


18 SIGNOS INEQUÍVOCOS DE QUE ESTÁS VIVIENDO EN EL SIGLO XXI

1.- Intentas entrar con tu password hasta en el microondas.

2.- No has jugado al solitario con cartas Reales en años.

3.- Tienes una lista de 15 números de teléfono para tu familia de 3 miembros.

4.- Les envías un msm al móvil de tus colegas que están en la barra, delante de ti, para decirles: "Ahora vengo, voy al lavabo" y ellos te contestan: "Vale, te pedimos una copa?"

5.- Chateas varias veces al día con una tía argentina, pero llevas dos años en tu piso y aún no has hablado con el vecino de tu rellano... tiene cara mala hostia...

6.- La razón por la que no estás en contacto con alguno de tus amigos es porque no tiene dirección de e-mail.

7.- Tu idea de organización y márketing se basa en el uso de post-its de colores.

8.- Cuando llamas desde casa, marcas un 0 sin querer para tener línea exterior.

9.- Llevas tu Curriculum Vitae en un cd en el bolsillo.

10.- Alucinas si te suben el sueldo un 10%.

11.- Los salarios de los directivos de tu empresa son más altos que el producto interior bruto de todos los países del tercer mundo juntos.

12.- Sabes exactamente cuántos días te quedan para jubilarte.

13.- Estar enfermo para poder pedir la baja, se define como no poder andar o estar ingresado en el hospital amarrado a la bombona de oxígeno...

14.- Las frases favoritas de tu jefe : "Cuando tengas unos minutos..."; "Podrías hacerme esto, es solo un momentillo..."; "Ya sé que estas muy ocupado/a pero tengo una..."

15.- Tus amigos y familiares describen tu trabajo como "trabaja con ordenadores o algo, no sé..."

16.- Te acuerdas de tu novio/a porque tienes su foto como fondo del escritorio de windows.

17- Lees esta lista y afirmas con la cabeza mientras sonríes.

18- Mientras lees la lista vas pensando en hacer un reenviar a tu grupo de e-mail... los de siempre...

Artículos punks: hoy: JJM

(Tomado de EL PAÍS, 2 de noviembre de 2001. Gobernaba la derecha.)


JUAN JOSÉ MILLÁS

Mierda

Voy a pedir 500 millones al HSBC y cuando pregunten por los avales pondré cara de tener contactos políticos y les sugeriré que hablen con Londres. Estoy harto de ser un contribuyente meticuloso en un país en el que la llegada del euro ha hecho aflorar 1,5 billones de pesetas de dinero negro. Antes faltaba un día a la oficina y pedía siete certificados médicos por miedo a que el jefe de personal se cabreara. Pero eso se ha acabado. Si todo un secretario de Estado de Economía y toda una presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y todo un notario del reino aceptaban regalos de un gánster para caerles bien, por qué me va a dar apuro a mí coger una gripe al año sin presentar la baja médica.

Usted y yo somos unos pringados. Vivimos con el desasosiego de no saber inglés, de no saber informática, de no llevar la ropa adecuada para la cena del sábado, cuando el ministro de Economía tiene todas sus empresas en quiebra y Ramallo se mete el dedo en la nariz. Y si les pides explicaciones, te apalean. Algo falla, porque hasta el más tonto se da cuenta de que alguien que no ha sido capaz de dirigir una empresa de agua mineral tampoco puede llevar las cuentas de un país, aunque insulte muy bien, son cosas distintas. Es absurdo que usted y yo tengamos tantas cautelas a la hora de desgravarnos el jarabe para la tos del niño, cuando el ecónomo del arzobispado de Valladolid, un ministro de Dios, invierte cientos de millones en materia fecal con dos cojones. He dicho cojones y ya estoy incómodo, por si me hubiera pasado, no tenemos remedio. Pues sabes qué te digo: que me importa un carajo. Ya puede llamar el redactor jefe, o el director, que no lo quito.

Somos unos caguicas. El año pasado conduje dos días con el carné caducado y cada vez que cogía el coche acababa en la puerta de la comisaría, con la esperanza de que me detuvieran. A Piqué, en cambio, le rejuvenecen las imputaciones. Pero hasta aquí hemos llegado. Si Rato y Montoro no dimiten y Ramallo no deja de hurgarse la nariz, mañana empiezo a aparcar en doble fila porque me sale de los huevos (he dicho huevos, sí, y caca, culo, pedo y pis). Y que el HSBC se atreva a denegarme los 500 quilos. Mierda.

Artículos carcundas: hoy: J M d P

(Tomado de www.riadevigo.com, octubre de 2004)


LA CLASE DE RELIGIÓN

Por JUAN MANUEL DE PRADA

Una vez más, la clase de religión vuelve a convertirse en excusa de trifulcas partidarias. Con la clase de religión ocurre igual que con aquel timbre que provocaba la secreción de saliva en el perro de Paulov: basta mencionarla para que, por un impulso reflejo, a sus detractores se les llene la boca de invocaciones a la Constitución. Nunca entenderé por qué nuestros políticos, para disimular sus fobias y sus manías persecutorias en materia religiosa [¡persecución, persecución...! ¡ah, oh, ah..., persecución...!! ¡vade retro, satánica izquierdona...!], tienen que sacar en romería la zarandeada Constitución; supongo que, a la necesidad de enjuagarse con palabras pomposas (en cualquier momento añadirán que "la clase de religión atenta contra el Estado de Derecho"), se suma una especie de anticlericalismo atávico o la supervivencia de algún trauma infantil. El decreto que desarrolla la Ley de Calidad de Enseñanza mantiene el carácter optativo de la asignatura de Religión; para quienes no deseen que sus hijos reciban una educación confesional, se establece una asignatura de Historia de las Religiones, que impartirán profesores de Historia y Filosofía. Ambas disciplinas serán evaluables y computables para la obtención de la nota media, aunque no se considerarán para la concesión de becas de estudio. No veo por parte alguna la necesidad de ensayar rimbombantes invocaciones a la Constitución, puesto que en nada se infringe la libertad religiosa que en ella se consagra.

A la postre, la reforma gubernativa no se extiende más allá de la consideración de la Religión como disciplina evaluable; y en la creación de una asignatura alternativa seria, que acabe con el cachondeíto en que se habían convertido la asignatura de Religión y los sucedáneos lúdicos inventados para mantener entretenidos a los alumnos que no la cursaban. Quienes se oponen a esta reforma sostienen que no es justo evaluar una materia de índole confesional; pero se olvida que la Religión, además de una elección trascendente, es una rama esencial del conocimiento [vamos, esencialísima, ánde va a parar...], puesto que sobre ella se fundamenta nuestra genealogía cultural [has estao bien, Juan Manolo...!]. Para entender cabalmente los tercetos encadenados de Dante hace falta tener una cultura religiosa [que bien podría acometerse en la asignatura de Historia, sin más historias...]; para hacer inteligible la exposición de Tiziano que estos días asoma al Museo del Prado hace falta una cultura religiosa [que bien podría acometerse en la asignatura de Historia, sin más historias...]; para disfrutar de la música de Bach hace falta una cultura religiosa [que bien podría acometerse en la asignatura de Historia, sin más historias...]. Y, puesto que no estamos hablando de nimiedades, se impone que esa transmisión cultural sea evaluable; no creo que haya asuntos mucho más importantes que hacer partícipes a nuestros hijos de este riquísimo legado.

Considero, pues, inobjetable la existencia de una disciplina que exija unos conocimientos básicos e irrenunciables sobre el fenómeno religioso. Los hombres de mañana no pueden crecer desgajados de su genealogía espiritual y cultural, como si esa herencia incalculable fuese algo inerte; si desterrásemos de las escuelas el esqueleto de nuestra cultura [te luces, macho, en cada línea te luces y te superas...], estaríamos condenando a las generaciones futuras a una existencia invertebrada [Dios mido, no siento las piernas...!]. Y, como católico, deseo que mis hijos reciban una educación acorde con los principios en los que creo [pues ya sabes, majete: mándalos a catequesis en sus ratos libres..., pero no con mis impuestos.]. Puesto que la religión católica es mucho más que un mero repertorio de dogmas y liturgias, puesto que constituye el sustrato fecundo sobre el que se edifica nuestra civilización [y dos huevos duros: nuestra civilización y dos huevos duros], nuestra cultura y nuestra moral [gradúate la vista, colega...], quiero que mis hijos sean instruidos en sus misterios [lo misterioso aquí eres tú, macho, un fenómeno...]. Quiero que sepan que hubo un hombre entreverado de Dios que se subió a una montaña para proclamar el más bello poema de bienaventuranza, que se negó a lapidar a una mujer adúltera, que no dudó en aceptar el agua que le ofreció una samaritana, que dignificó el sufrimiento [¡viva el sufrimiento! ¡viva el Prada!] inmolándose en una cruz. Quiero que ese hombre entreverado de Dios sea la piedra angular de su formación [¡que los mandes a la catequesis, te digo...!]; a nadie perjudico con esta elección y a nadie se la impongo.

¿No es para partirse?

(Enlazado con permiso de la Providencia.)

http://www.elmundo.es/especiales/gps/2005/04/angeles/04.html

Un mal día

Ayer fue un mal día para la jerarquía católica española: se aprobó la ley que permite a todo el mundo casarse, siempre que ambos contrayentes (sean del sexo que sean) consientan y se respete lo que al respecto dicta la Constitución. Temen, pues, los jerarcas católicos hispanos que ahora sus curas mariquitas quieran casarse.

jueves, abril 21, 2005

Geni i figura

Dice hoy La Vanguardia esto [los corchetes son de Manolo]:

Maragall plantea vincular Catalunya a la Francofonía a cambio del apoyo al catalán

El president se emplaza a convertir el francés en primera lengua extranjera de la enseñanza [ahora la primera lengua extranjera en la enseñanza es el castellano]

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, viajó ayer a París para obtener el apoyo de las autoridades francesas a la reivindicación de la oficialización del catalán en el seno de la Unión Europea, respaldado por el memorándum del Gobierno central.


Pasqual Maragall planteó ayer en París la futura adhesión de Catalunya a la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) [pues ya son ganas de plantear...] en reciprocidad al apoyo de Francia al reconocimiento del catalán como una de las lenguas oficiales de la Unión Europea. Aunque el president negó toda contrapartida, la insólita idea fue anunciada después de que Maragall asegurara en el Quai d´Orsay haber confirmado en su entrevista con el jefe de la diplomacia francesa, Michel Barnier, el compromiso del Gobierno de Francia en torno al caso.

"Hay en este caso un compromiso francés muy claro, expresado por el primer ministro Raffarin y reafirmado hoy por el ministro de Exteriores, de apoyar la presencia del catalán en Europa como lengua cooficial", afirmó Maragall al término de su encuentro con Barnier, al que conoce desde que ambos preparaban los JJ.OO. de Barcelona y los Juegos de invierno de Albertville en el mismo año 1992. "Hemos recibido del ministro francés una posición de comprensión que valoro enormemente porque creo que será muy importante", subrayó ante la prensa.

La posición de Francia ante el memorándum presentado formalmente por el Gobieno central sobre el reconocimiento de las lenguas oficiales del Estado español es "constructiva, cooperadora y de total respeto al catalán", según la expresión más cautelosa expuesta oficiosamente a La Vanguardia en círculos diplomáticos. Dichas fuentes ponen de relieve que los obstáculos no se centran en las eventuales reticencias francesas y subrayan que, en cualquier caso, Francia está "a la espera de que la presidencia luxemburguesa haga sus propuestas al respecto". No hay constancia de fecha o calendario oficial alguno sobre el caso, que deberá ser decidido en su día por el Consejo de Ministros de la Unión.

Maragall expuso en este contexto su iniciativa de la ahesión de Catalunya a la OIF, plataforma que agrupa a 53 estados de todos los continentes vinculados a la lengua y cultura francesas, además de otros diez países presentes en calidad de observadores [observadores en francés, se entiende: hay una forma francesa de observar.] . "Se trata de un deseo muy profundo de los catalanes desde hace mucho tiempo [naturalmente: es lo que los catalanes han deseado siempre: conocer bien el francés y practicarlo todo el tiempo. Qué hay de malo en ello, me pregunto.] , de modo que no creo que exista dificultad alguna para que eso se entienda en Catalunya", dijo el president ante el escepticismo y sorpresa de los medios. "Francia ha sido en la historia de nuestro país la puerta de la libertad durante muchos años y eso debe materializarse de forma clara", alegó Maragall, quien admitió sin embargo la necesidad de dar un enérgico impulso a la presencia y enseñanza del francés en Catalunya, donde sólo es estudiado por un pírrico 9% de la población escolar, a pesar de la íntima relación de vecindad y los vínculos históricos, culturales y económicos. El presidente de la Generalitat no sólo se emplazó a hacer avanzar el francés en los programas educativos catalanes, sino que hasta aventuró que podría llegar a ser en el futuro la "segunda lengua en la enseñanza" [o sea, que no sé en qué lengua nos vamos a entender catalanes y restospaña (en el supuesto de que queramos seguir entendiéndonos -en el supuesto de que ahora nos entendamos-)]. Fuentes de la Generalitat subrayaron anoche que en ningún caso sería a costa del castellano [claro que no: será a costa del chino mandarín o del quetchua], sino como lengua extranjera en relación con el inglés, que hoy copa la enseñanza [¡maldito inglés!].

La iniciativa de incluir a Catalunya en la vasta comunidad de la OIF, que reúne a unos 180 millones de francoparlantes, fue esbozada por Maragall como "declaración de intenciones", pero la Generalitat redujo luego incluso la idea a la búsqueda de "una fórmula que permita seguir las políticas de promoción de la lengua francesa", dentro de la sinergia del conocimiento y defensa de las lenguas comunes de la futura euroregión [sic: antes de meterse con el francés, no les vendría mal repasar el castellano, carajo... Por su bien, digo.] Pirineos-Mediterráneo.

La OIF integra a estados en los que el francés es la lengua oficial o de uso habitual y corriente, aunque existe una segunda vía reservada a las "entidades o colectividades territoriales no soberanas pertenecientes a estados no miembros", según fuentes de la propia organización. Con todo, parece improbable que una propuesta así pudiera progresar al margen o contra la posición de un Estado, ya que tanto la región canadiense de Quebec como la francófona de Bélgica (Valonia) forman parte integrante de la OIF a través de la presencia de sus respectivos estados en su calidad de miembros de pleno derecho. Andorra figura entre la decena de países observadores.

[Gracias, Pasqual, por hacernos la vida mucho más agradable... Eso sí, si un día te fusilan (en el buen sentido, oiga), no te preguntes por qué.]


miércoles, abril 20, 2005

El nombre de la cosa.

Se discute hoy en España el nombre de la cosa, o sea, cómo llamar al angelito: ¿Benedicto Dieciséis? ¿Benito? ¿Decimosexto?. El angelito será siempre Ratzinger, tengo para mí. Ni Papa ni Benedicto ni leches: Ratzinger.

En inglés lo tienen más crudo: no están acostumbrados a los nombres largos: dudo mucho que G W Bush sepa pronunciar "Pope Benedict the Sixteenth". Una alternativa no descartable es B16 ["bí sixtín"], o, en el colmo de la longitud y el derroche de letras, PB16, ["píbi sixtín"].

En alemán, ciertamente, hasta el cargo tiene un nombre mucho más simpático: Papa es "Papst", vamos, como quitándole importancia al asunto...:

- "Qué, cómo ha ido la cosa...?"
- "Bueno..., papst..."

(Esa cierta similitud entre "sixteen" y "Sistine" (en "Sistine Chapel"), ¿habrá tenido algo que ver en la elección del nombre? ¿Querrá "Benedict the Sixteenth" querer decir "el que fue bien dicho [=bien elegido] en la [Capilla] Sixtina"? Hay gente pa tó, ya se sabe...)

¡Barato, oiga...!

Qué baratos resultan el infundio y la calumnia como armas contra la izquierda… El principal partido derechista español considera que Zapatero prepara una negociación política con ETA. Política, ni más ni menos. Y con ETA, ni más ni menos. Alguien debería poner coto a todo esto. Alguien debería llevar a los tribunales a los autores de estas calumnias.

Hannibal Lecter

Tiene un aire, ¿no?

Vean, si no: http://www.tldm.org/News6/Ratzinger.jpg

martes, abril 19, 2005

Podría haber sido peor.

Podría haber sido Rouco.

El ex

España recibió hoy la visita de Josemaría Aznar. Se fue a una emisora de radio a hablar de su (ejem) nuevo libro, "Retretes y Perfiles", o algo así. Deberían darle un cargo público rápidamente o en 5 años nos llenará las estanterías de todas las librerías de España con sus monólogos divertidísimos ("how I met Ana" y cosas así).

Por favor, si alguien me escucha: ¡Un cargo público para Aznar, rápido!

El nuevo Papa.

El nuevo Papa no parece muy nuevo, francamente. De joven se parecía a Kafka. De mayor parece un vampiro de película: no hemos mejorado mucho, francamente. Supongo que si algún día visita España (¡no lo quiera Dios!), tendré que pasarme por el súper a por unas buenas ristras de ajos. Pintadas de negro, pueden pasar por rastas, ¿no?